Permite Ada Colau la pornografía por las calles de barcelona?

Resulta que una productora de porno ha utilizado la vía pública como un lugar para realizar sus rodajes en estos últimos años. Una de las mayores productoras y distribuidoras de porno extremo, Kink, productora de california está detrás de todo esto. Mujeres y esposas son azotadas y paseadas como esclavas por toda la ciudad, caminando semidesnudas y desnudas por completo por las escaleras de la catedral, entre turistas y residentes. La alcaldesa Ada Colau ha otorgado todos los permisos necesarios para grabar este tipo de escenas como en porns.cat sin ningún problema. Pero extrañamente una serie histórica y aclamada por la crítica como ‘Isabel’ para utilizar las calles como escenario, no logro conseguir los mismos permisos que la productora porno Kink.

De esta forma la capital catalana se ha convertido en un salón de grabación improvisado para escenas pornográficas, en especial, de porno hardcore, donde se pueden observar humillaciones públicas a cualquier hora del día y frente a miles de turistas y residentes. Son escenas en las que mujeres atadas reciben bofetadas y descargas eléctricas en sus partes íntimas o simplemente las pasean desnudas por toda la ciudad dejando que todo Barcelona disfrute del espectáculo.

En algunas ocasiones, las personas pueden conseguir alguna escena sexual en la calle, esto es algo rutinario para los que viven en Barcelona, pero para algunos turistas esto es algo completamente nuevo, las personas toman su móvil y comienzan a grabar estas escenas para luego difundirlas por las redes sociales, termina generando un escándalo, como sucedió algunos meses pasados con un video de una pareja copulando en la parada del metro de Licey mientras viajeros esperaban para abordar.

En los últimos años, los rodajes de porno en las calles de Barcelona se han hecho muy frecuentes y no solo eso sino que además son grabados en lugares emblemáticos como la Sagrada Familia o el Maremagnum, como si no fuera suficiente utilizar las calles de Barcelona. Prácticas sexuales que frecuentemente son protagonizadas por prostitutas y clientes, que no son personas o empresas con permisos para hacer este tipo de actividad al aire libre y donde todos puedan observar.

Son calles que son transitadas no solo por catalanes sino que la mayor parte de los transeúntes son extranjeros, calles que se han convertido en los escenarios de los preliminares en una producción porno llamada ‘Public Disgrace’. La productora se ha pronunciado en varias ocasiones asegurando que tiene todos los permisos necesarios y que no hay nada de ilegal en el rodaje que realizan, a pesar de que las leyes se contradicen, ellos aseguran tener un permiso para rodar porno por la vía pública, pero caminar por la vía pública desnudo es un delito. A pesar de esta dicotomía ellos no han recibido ninguna multa por su labor.

Algunos de los actores han dejado claro porque la productora prefiere elegir la capital catalana que otras ciudades, y es que esta es mucho más permisiva que el resto, ya nos habremos dado cuenta.

La tesis del ayuntamiento

El Ayuntamiento de Barcelona, que un día puso como jefa de prensa a una mujer famosa por ‘mear’ en la calle y colgar videos pornográficos hasta de su abuela, dice que ahora quieren poner límites a este desastre que actualmente está sucediendo en las calles de la ciudad. Ada Colau defiende a la ‘meona’: a ella no se le ha contratado como artista.

Para proteger a las personas externas al rodaje y en especial, a los menores de edad, el Gobierno municipal se encargará de revisar los protocolos existentes para evitar que escenas de este tipo tengan lugar en espacios concurridos. Se ha destacado en diferentes oportunidades, que este tipo de rodajes, pueden herir sensibilidades y cambiar la forma de pensar de algunos niños que puedan toparse con este tipo de rodajes, aunque este tipo de actividades también tienen lugar en otras ciudades.

Si bien otras prácticas sexuales son igual de legales que mujeres esposadas, amarradas y abusadas, caminando como esclavas por la ciudad, bajando semidesnudas por las escaleras de la catedral y paseando como esclavas por la Rambla, entre turistas: el sexo que se practica en las escenas pornográficas, como cualquier otro escenario en el que se practique sexo entre adultos, es legítimo siempre y cuando todas todas las partes estén de acuerdo y hayan llegado a un acuerdo previo al contenido de las escenas.

Que te ha parecido? Cual es tu opinión al respecto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *