El auge del turismo en Andorra amenaza la legalidad del principado

El oficio más antiguo del mundo o la prostitución se encuentra expresamente perseguida y prohibida en la región de Andorra, dentro de este pequeño país donde habitan los Pirineos se encuentran en extinción los prostíbulos y demás establecimientos nocturnos destinados a la venta de sexo, existen algunos clubs nocturnos, saunas ambientales o alterne, pero cuando se trata de prostitutas no existen y de haberlas son muy pocas además estas deben trabajar con suprema discreción para que la sociedad no se vea enfurecida, la mayoría de las prostitutas de Andorra no son natales de allí sino que residen en otro país cercano y viajan a Andorra en compañía de ellos, o cuando han planeado una cita dentro de un hotel sin que nadie se entere, la discreción es la clave para cualquier prostituta a nivel mundial. Que nadie sepa del porqué y a que dos individuos desconocidos suben a una habitación, es una meta que las prostitutas que ejercen  en Andorra debe cumplir para tener un trabajo remunerado y sin las constantes críticas o persecuciones legales que vender su cuerpo conlleva.

Numerosas agencias de escorts al igual que profesionales independientes ofrecen viajes de negocios y placer al extranjero pero esto es solo para publicidad abierta de su compañía, desde este verano se activaron diferentes servicios para los habitantes de Andorra por medio de buscadores y páginas especiales para programar encuentros sexuales, de eso se trata Pecados VIP la cual es una agencia que ofrece servicios especiales a Madrid, Barcelona y Andorra. Media docena de las mujeres que pertenecen a esta agencia son de nacionalidad venezolana y ellas tienen a la mayoría de sus clientes radicados en Andorra, de manera habitual dentro de Barcelona estas chicas ofrecen servicios a partir de los 150 euros, sin embargo, su tarifa mínima es igual a 1200 euros cuando ellas viajas a Andorra, por lo tanto sus clientes lejanos resultan ser los mejores de su lista ya que con un solo encuentro sexual ganan casi el 900% del dinero que perciben con sus  encuentros habituales.

Un empresario andorrano ha confirmado que de manera discreta las escorts que frecuentemente trabajan en Barcelona hacen algunos “escapes” a su querida Andorra, donde frecuentemente llegan en compañía de los mismos clientes que solicitan sus servicios los cuales son españoles en la mayoría de las ocasiones, aclaró: “Los andorranos no acostumbramos hacer estas cosas dentro de casa, siempre nos vamos fuera”.

Si te gustó no olvides compartirlo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *